Sabios

Takfiri, no te prives del Paraíso

La lengua es un asunto peligroso