En defensa de los sabios

No hay sabios en América